Por favor, use este identificador para citar o enlazar este ítem: http://repositorio.iaen.edu.ec/handle/24000/4682
Título : Revista IAPEM - Gobernanza, Institucionalidad Organizada y Gestión Social - Número 76, Mayo-Agosto, 2010
Autor : Instituto de Administración Pública del Estado de México
Palabras clave : Administración Pública
Gobernanza
Estado
Democracia
Política Pública
Burocracia
Participación Ciudadana
Fecha de publicación : ago-2010
Editorial : Ciudad de México - Instituto de Administración Pública del Estado de México, A.C. 2010
Resumen : Los problemas financieros del mundo actual parece que no tienen fin, porque su trayectoria no se detiene, sino que se intensifican con velocidad e impacto expansivo. En septiembre de 2008 los Estados Unidos de Norteamérica generan una crisis financiera que tiene impactos negativos en numerosos países, los cuales sacuden a las economías independientemente de su grado de desarrollo y expansión. Cuando todo indicaba que se sorteaba la crisis, Grecia ingresa a la espiral de la crisis financiera y debido a las políticas de endeudamiento que adopta, provoca una descapitalización importante, lo cual alarma a Jefes de Estado -los de Alemania y Francia son los líderes que tratan de estabilizar las economías con daños importantes en la Unión Europea- y las autoridades del Fondo Monetario Internacional han tenido que proporcionar para evitar una catástrofe. Otra vez las cuentas alegres no cuadran. Gastar más de lo que se tiene y debe, ocasiona que los gobiernos entreguen a las sociedades platos rotos. No es la razón de los gobiernos pasar la factura de los desastres a los contribuyentes. La falta de transparencia y responsabilidad en lo que llevan a cabo, provoca irritación entre los ciudadanos, sobre todo cuando los resultados de la gestión pública son desfavorables. Las cuentas -gastar lo que no se tiene- alegres encubiertas por la opacidad, alientan la zozobra e incertidumbre, ya que los políticos en su condición de dirigentes de la comunidad, pierden la habilidad y la pericia para esquivar con éxito los desafíos que se forman en la tarea de gobernar. No hay duda que el manejo de la deuda pública es recomendable cuando no se comprometen los recursos de manera imperecedera. Si la deuda es entendida como un ingreso regular y ordinario, tarde o temprano habrá que asumir los costos que implica para los contribuyentes. La deuda pública provoca efectos corrosivos desde el momento en que los gobiernos la adoptan como la alternativa más recurrente para formar los activos financieros de lasociedad y la economía. En el presente los problemas de la economía de mercado tienen su origen tanto en fallas públicas como en errores en la gestión de los bancos, las financieras, los corporativos y las empresas, dado que se convierten en costos públicos para los países y el bolsillo de los contribuyentes.
URI : http://repositorio.iaen.edu.ec/handle/24000/4682
ISSN : 1665-2088
Aparece en las colecciones: Revistas IAPEM

Ficheros en este ítem:
Fichero Descripción Tamaño Formato  
revista76.pdf1,48 MBAdobe PDFVista previa
Visualizar/Abrir
revista76.png136,05 kBimage/pngVista previa
Visualizar/Abrir


Este ítem está sujeto a una licencia Creative Commons Licencia Creative Commons Creative Commons